lunes, 12 de abril de 2010

Bilardo vs. Menotti



Esta es una de las rivalidades más grandes del fútbol argentino, no por problemas entre ellos sino por diferentes conceptos futbolísticos que ubica a los dos en veredas opuestas. Menotti vs. Bilardo o Bilardo vs. Menotti... da igual... o mejor dicho... ¿Técnica vs. Táctica?

Conceptos de Bilardo

  • “Yo entiendo una sola manera de juego: con marca. Y ese (irremediablemente) es el fútbol que se viene”.
  • “Defiendo el resultado y quiero que los jugadores sufran por conseguirlo” .
  • “¿Que tendrá que ver este equipo con la doctrina Menotti? Más vale fuerza que toque."
  • Argentina solo trata de interpretar o hace que interpreta el jogo bonito en una versión muy sui generis que es cuando se prestan la pelota en la salida. Cuando se sale del fondo con presunta pelota dominada para hacerla circular lateralmente hacia atrás como si esa píldora para dormir pueda confundirse con el toque tan esgrimido por la filosofía Menotti en los tiempos en que todavía no era apostata de su misma religión [...] este equipo argentino, juega lo mismo que el que pisó a los holandeses en el alargue de la final campeona. Lucha más de lo que juega. “Pone” más de lo que luce. Trabaja más de lo que se divierte. Y muestra más rasgos de juego tosco que de bonito [...] Y, principalmente, no alegra ni divierte a los espectadores en esa preocupación por “dar espectáculo”, que antes tanto identificaba la oratoria del técnico de la selección [...]
  • Yo me pregunto, por ejemplo, ¿A que jugó el equipo campeón del mundo en la primera parte frente a estos alemanes? A nada. Y esa es la verdadera definición: A NADA. Tanto en el fondo, como en el medio y más a NADA en la sincronización de movimientos que empiezan en el fondo y concluyen arriba [...] ¿De que jugó Kempes? DE NADA. ¿Quién fue a la raya izquierda? NADIE. ¿Quién fue a la derecha? A veces Bertoni, solo a veces. Pero, en el aspecto colectivo ¿Respetaron los jugadores la vieja doctrina Menotti del toque, circulación, rotación, pelota contra el piso, tiempo y distancia y toda la erudición tradicional y vendedora que en un tiempo yo también compre [...]? Ni una maniobra con 3 toques ganando terreno. Ni un desborde con fondo y centro atrás, salvo una de Bertoni en la primera parte que, justamente, no encontró receptor en la otra raya [...] Ni una jugada limpia que permite la llegada con pretensiones de gol. Solo el toque pausado a lo Talleres en la salida pensada, trabajada mentalmente, pero impotente [...] Además, ¿Dónde se vio el famoso e histórico acordeón a la brasileña? ¿el cambio de Kempes por Valencia? Eso me demuestra más gráficamente que Menotti no tiene muy decidido “el equipo” en la distribución de funciones. ¿qué analogía guardan Kempes con Valencia, aun admitiendo que Kempes salió por lesión? [...] En el funcionamiento de nuestra selección se superponían las funciones con una masiva concurrencia sobre el lateral izquierdo donde se celebraban reuniones íntimas Ardiles, Tarantini, Kempes, Maradona y en algunas circunstancias, también el “Pelado” Díaz que tampoco encontró su verdadera ubicación. Después, cuando “se hacía la noche” se desenganchó toda la potencia hasta entonces encarcelada de Passarela, se fue con más vigor Tarantini aunque sin resolver y metiendo pata, ganas, hasta tirando ollazos, cruzando pelotazos, traicionando todos los viejos preceptos del jogo bonito, del espectáculo antes que nada, del fútbol alegre”.



Conceptos de Menotti

  • “Hay que hacerle entender al jugador que el fútbol es un juego. Y, por lo tanto, es difícil, como todos los juegos. Porque lo más importante es saber jugar. Y jugar bien es entender el juego [...] todos pueden jugar de todo, dice alguien por ahí. Y es cierto. Lo que no sé es si pueden jugar bien [...] Yo no quiero dirigir y que todos me digan que si. Quiero discutir, debatir ideas. Antes había más personalidad [...] Quizás antes el jugador era más individualista. Pero asumía los riesgos a favor del equipo. El que gambeteaba era un individualista que buscaba favorecer al grupo. Ahora no se asumen los riesgos.”
  • “[...] una mística del sacrificio y del trabajo que ocultaban, en realidad, la mediocre realidad de sus intenciones [...] llegaron un día los hombres insensibles, incapaces de sentir el cosquilleo emocionante de una gambeta o un pase de taquito y quisieron enfrascarlo, computarizarlo, cuadricularlo, preverlo, y hablaron del resultado como único objetivo válido [...] Acusaron de antigua la felicidad del juego y dijeron que era muy moderno el aburrimiento inaguantable y la mediocridad [...] suponían que con ese lenguaje extraño podían reemplazar la alegría de jugar por la seriedad de lo preparado. Y suponían también que podían confundir a quienes en los estadios veían con sus propios ojos que a pesar de lo elaborado en los oscuros pizarrones de las tácticas universales, era al fin Maradona quien, gambeteándoselos a todos, hacia el gol del triunfo [...] Como en los cuentos de hadas y de brujas, hasta las propias brujas, aburridas y temerosas de que el negocio del resultado los deje sin negocio, dieron ya su voz de alerta [...] El fútbol no tiene otro futuro que su pasado. Quiero decir que no tiene otro camino que recuperar su esencia lúdica que volver a hacer una competencia de talentos enfrentados a situaciones imprevistas”.
  • Nadie, absolutamente nadie, niega que el fútbol en los últimos tiempos tuvo una transformación, pero una transformación negativa, como consecuencia de las tácticas, de la mediocridad, del miedo, pero el fútbol, en su esencia, sigue siendo el mismo. [...] la diferencia es que antes había orgullo, respeto por el juego. Si un jugador tiraba la pelota torpemente afuera, se consideraba una grosería que no la perdonaban ni los propios compañeros [...] eso fue manteniendo una línea, un estilo. Fue modelando “la nuestra”. Era la adhesión al buen gusto que no solo se trasuntaba en el fútbol, también en la ropa, en la música, en el baile, en las costumbres. Hoy, un grupo de tilingos quiere hacernos creer que “sobre gustos no hay nada escrito”. Sobre gustos no hay nada determinado, pero hay una estética. [...] Aquel que vio jugar a Enrique Omar Sívori no puede afirmar que no existe el fútbol comparativo. Hay quienes eligen otros modelos ¿qué podemos hacer por ellos? Nada.”

¿La tenían a esta?

Se cruzaron en un baño destinado a periodistas, en Alemania. Un comentario del técnico del equipo campeón del Mundial de 1978 habría desatado la ira de su sucesor en la Selección, quien habría sido calmado por terceros. Así, se evitó un escándalo mundial 

Los técnicos que más dividen las aguas en el fútbol argentino, César Luis Menotti (campeón del mundo con el seleccionado en 1978) y Carlos Bilardo (responsable del equipo ganador de 1986) se cruzaron en uno de los baños destinados a la prensa por los organizadores del Mundial y casi se agarran a trompadas.

La bronca del ex técnico de Estudiantes de La Plata se habría desatado tras escuchar un comentario que deslizó por lo bajo Menotti: “Justo acá me vengo a encontrar con este hijo... ”, habría dicho el “Flaco” mientras se lavaba las manos a poca distancia de su colega.

La respuesta de Bilardo, según publica en su edición de hoy el diario Olé, no se hizo esperar: “¿Qué dijo este? ¿Qué dijo este?”, empezó a preguntar, entre desesperado y enojado mientras amagaba con encararlo.

Cuentan que quienes estaban a su alrededor lograron calmarlo y evitaron así que la cosa pasara a mayores y se convirtiera en un papelón mundial.

Ambos viajaron a Alemania en calidad de comentaristas de distintos canales de televisión.

Hasta ahora, ambos técnicos habían evitado encontrarse para no pasar por situaciones como la que se vivió en la jornada de ayer...


La conclusión:

- Bilardo = Juan Sebastián Verón = Táctica = Fútbol italiano = Marcaje férreo

- Menotti = Ángel Cappa = Técnica = Tiki Tiki = Jogo Bonito = Marcaje zonal

- En lo personal, me gusta el buen juego, el juego vistoso, el que no te debilita los ojos. En lo personal, me gustan los volantes tapones, esos que persiguen a sus rivales por todo el ancho y largo del terreno de juego, ese fútbol de orden táctico y sin desacolpes defensivos.

- Pero... sin errores... ¿el fútbol sería disfrutable? ¿el placer de levantar un resultado sería el mismo?. 

- Por eso es muy difícil elegir un mecanismo de juego que supere cualquier expectativa... ¿por qué? Porque es fútbol, el deporte imprevisible, aquel que no tiene claros ganadores, aquel por el que no se puede hacer futurología.

- Sin embargo, hay personas que priorizan ciertas cosas por sobre otras...

¿Vos a quién elegis? (o mejor dicho) ¿Qué elegís?

  1. El buen juego de César Luis Menotti
  2. El orden táctico de Carlos Salvador Bilardo



Fuentes:

infobae.com

Laboratorio Fútbol

3 comentarios:

  1. Resultado de la encuesta:

    Menotti: 75%
    Bilardo: 25%

    ResponderEliminar
  2. Si bien Carlos Bilardo y César Luis Menotti siguen filosofías futbolísticas opuestas, los dos tienen en común las raíces italianas. Los abuelos de Bilardo eran de Mazzarino, mientras no sé exactamente los de Menotti, pero su apellido es sin duda italiano. En las dos Copas del Mundo ganadas por Argentina, fueron decisivos muchísimos jugadores con claras ascendencias italianas. Me refiero a Daniel PASSARELLA, Daniel BERTONI, Alberto TARANTINI, José Luis CUCIUFFO, Ricardo GIUSTI, Claudio BORGHI, Oscar RUGGERI, Marcelo TROBBIANI, Ricardo BOCHINI (tenía un abuelo de Palermo) y Pedro Pablo PASCULLI.


    Luca Gandini (Italia)

    ResponderEliminar
  3. te falto MARADONA PEDAZO DE HIJO DE PUTA

    ResponderEliminar